Sí, hemos hablado varias veces del tema pero por su importancia no dejaremos de insistir. Porque saber cepillarse los dientes es más complejo de lo que uno pueda sospechar.

¿TE HAS PREGUNTADO ALGUNA VEZ SI TÚ LO HACES BIEN?

La duración, la técnica, el número de veces por día… casi todo el mundo comete errores en relación a algunas de estas cuestiones y con este post intentaremos aclararlos.

Si empezamos hablando del tiempo que dedicamos a esta tarea, sólo una parte muy pequeña de la población sabe que el cepillado debe durar 2 minutos

¿Cómo lo calculamos? La única solución válida es que pongas, junto a tus útiles de aseo, un reloj.

Antes de empezar, y por organizar bien el trabajo, divide mentalmente tu boca en cuatro partes trazando una cruz frente a un espejo.

Pon el reloj en marcha y dedica 30 segundos a cada uno de esos cuadrantes para cepillarte los dientes y las muelas que contenga.

Tienes que emplearte en esas piezas dentales por delante, por detrás y por encima.

Cuatro cuadrantes a 30 segundos cada uno hacen los dos minutos que los expertos aconsejan.